Vino con acento… Zonas vitivinícolas de Argentina Norte

zonas vitivinicolas de argentina-02

 

Ya estamos nuevamente del otro lado del “Charco” y hoy emprendemos viaje hacia las diferentes zonas vitivinícolas de Argentina…

Hoy descubrimos…“La Zona Norte – Prov. Catamarca, Salta y Tucumán”

Las viñas más altas del mundo, lluvias escasas, clima seco, temperaturas altas y suelos arenosos, maridado con miles de años de historia que duermen en las entrañas de sus regiones principales: Cafayate, Tinogasta, Santa María y Belén, hacen de este viaje algo sin igual.

Tierra de los primeros aborígenes que habitaron América: los Calchaquíes y los Diaguitas, todo un viaje para aprender y disfrutar del norte de mi tierra…

 

CATAMARCA-04

 

Catamarca, tierra de oasis

Catamarca alberga viñedos en el Valle de Abaucán, pegado a la Cordillera de los Andes, y en la zona Calchaquí, a una altura que varía entre los 1.200 y los 1.750 m.s.n.m. El ambiente, casi desértico, y la importante amplitud térmica, son grandes aliados para la producción de frutos concentrados y sanos, naturalmente ecológicos.

El polo vitivinícola catamarqueño está ubicado en el valle de Tinogasta, a 300 km al oeste de San Fernando del Valle de Catamarca (la ciudad capital de la provincia). Aquí, la industria vitivinícola crece en un paisaje coronado por los Seismiles (las cumbres más altas de América). Las bodegas tiene mucha historia y una producción de tipo tradicional. Malbec, Syrah, Cabernet Sauvignon, Bonarda y Cereza son las cepas que destacan.

En Catamarca la visita a las viñas se completa con la belleza de un paisaje sembrado de pueblos blancos e iglesias construidas en adobe. Entre Tinogasta y Fiambalá, en pleno valle vitivinícola catamarqueño y a lo largo de 50 km, puede recorrerse la Ruta del Adobe, un circuito que es Patrimonio Cultural y Turístico de la provincia y que rescata reliquias arquitectónicas construidas en barro y paja entre los siglos XVII y XVIII (se destacan las iglesias de San Pedro y la de Anillaco).

También, evidencias precolombinas: un rico patrimonio arqueológico cuenta en Catamarca la vida en tiempos de las culturas originarias y su posterior fusión con el tiempo de la Colonia. Para los aventureros, los médanos de Saujil invitan a la práctica del sandboard; y para el relax, seducen las aguas termales de Fiambalá.

Cualquiera sea la travesía emprendida, la cocina catamarqueña hará las delicias en una mesa donde, como en toda la región Norte, reina el maíz (condimentado con pimientos y aromáticas y acompañado de papas andinas). Para el postre, el membrillo, dulce exquisito, resultará perfecto.

Los oasis de los valles del oeste de Catamarca se ubica la zona vitivinícola de esta provincia. La localidad de Tinogasta concentra el 70% de la superficie vitícola destinada a la producción de uvas para vinificar. En esta localidad además se encuentra la mayor cantidad de bodegas de la provincia.

Otras localidades productoras son Belén, Fiambalá y Santa María.

Entre sus varietales característicos se encuentran el Torrontés Riojano y el Cabernet Sauvignon.

 

SALTA-04

Salta, la linda

A esta región se la conoce como una de las más pintorescas de Argentina. Dentro de su contexto vitivinícola, la localidad de Cafayate sobresale concentrando un 70% de los viñedos del Valle, cuenta el 99% destinado a la producción de vinos finos.

Desde el Sur de la Provincia de Salta, en la frontera con Tucumán, hasta las alturas de Colomé, y casi introduciéndose a la Puna, el coloreado de los Valles Calchaquíes atesoran una docena de Bodegas y aproximadamente más de dos mil hectáreas de viñedos, especialmente entre Cafayate, San Carlos, Angastaco y Molinos.

Un recorrido que puede apreciarse realizando la Ruta del Vino de Salta, unos 200 km a través de los cuales podremos degustar las cualidades de los “vinos de altura”, viñedos que están situados, entre los 1600 metros, sobre el nivel del mar en Cafayate, hasta más de 2400 en las cercanías de Molinos, lo que le concede al vino un gran carácter, fuerte personalidad y alta calidad con fragancias, coloridos y sabores únicos.

La vitivinicultura posee una larga tradición en la provincia de Salta. Las primeras viñas fueron traídas por los Jesuitas desde Perú en el siglo XVIII, al pueblo de Molinos, allí hubo 200 hectáreas de viñedos, ya ausentes. Asimismo, en esos áridos y radiantes valles, donde la cepa Torrontés adquiere una manifestación exclusiva, frutada, y tan aromatizante, es la uva insignia de Salta.

La zona cultivada con vid comienza a los 1.500 metros de altitud sobre el nivel del mar y se extiende más allá de los 2.000 metros, llegando a los 3.111 metros convirtiéndose en la región vitivinícola más alta del mundo.

Entre sus vinos más destacados se encuentra el Torrontés Riojano, un vino muy frutado, considerado la expresión más fina de esta provincia.

TUCUMÁN-04

Tucumán, paisajes que enamoran

Al Oeste de la provincia, a lo largo de la mítica Ruta 40, se encuentra la Ruta del Vino tucumana. El microclima de esta región se caracteriza por una gran amplitud térmica, jornadas diáfanas, y escasa humedad, producto de su imponente altura que alcanza los 3.000 metros sobre el nivel del mar en algunas zonas.

Se pueden maridar sus vinos con tesoros arqueológicos heredados por las culturas precolombinas y jesuita: Pichao, Ruinas de Cóndor Huasi, Talapaz, Ciudad Sagrada de Quilmes. Todos estos testimonios históricos conviven en armonía con la tradicional pero evolucionada industria vitivinícola de la región. Paisajes armonizados con las Bodegas y al revés hacen de esta zona un lugar para disfrutar con los cinco sentidos.

La cercanía con la región de Cafayate, referencia máxima de la Ruta del Vino de Salta, amplía las posibilidades de disfrutar de muchas de las riquezas enoturísticas de Argentina en un mismo viaje…No es poco si tenemos en cuenta las distancias reales de una punta a la otra del país!!

La vitivinicultura se desarrolla en el Valle Calchaquí, entre los 1.800 y casi 3.000 metros sobre el nivel del mar, que comparte con las provincias de Salta al norte y Catamarca al Sur. Las localidades de Amaicha del Valle, Colalao del Valle y Quilmes donde se encuentran los viñedos pertenecen a Tafí del Valle.

Las variedades implantadas en Tucumán son: Tannat, Malbec, Syrah, Bonarda, Cabernet Sauvignon y Torrontés. Estas últimas 2 se destacan por la excelente conjugación que se logra entre la identidad que el terroir calchaquí otorga y las cualidades típicas de la variedad.

 

Amigos, qué decir…emoción, añoranza, ganas de beberme los suelos, sus gentes y sobre todo, reconocerme en sus vinos… Esta es mi Tierra y me quedo con muchas ganas de más…

A seguir viaje amigos!!!

 

 

 

 

Fuente: WineOfArgentina, RutasDelVinoArgentina, RutaDelVinoSalta, RutaDelVinoTucumán

Anuncios

¿Cuál es tu sensación con este Buche? Deja tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s